lunes, 11 de junio de 2012

IDA JEAN ORLANDO


ANTECEDENTES PERSONALES:
Ida Jean Orlando nació el 12 de agosto de 1926.
En 1947 se diplomó en enfermería por el New York Medical College, Flower Fifth Avenue Hospital School of Nursing, en Nueva York.
Se licenció en enfermería de salud publica en el año 1951 en la St. John's University de Brooklyn
En 1954 consiguió una licenciatura en consulta de salud mental del Teachers College de la Universidad de Columbia.
Mientras realizaba sus estudios, Orlando trabajo de forma intermitente, y a veces simultáneamente con sus estudios, como enfermera obstétrica, enfermera quirúrgica, enfermera de urgencias y en medicina.
Trabajo como supervisora en un hospital general. También fue directora adjunta de enfermería, se encargo del servicio enfermero de un hospital general y de dar clases en varios cursos en la escuela de enfermería del hospital.
En 1954 trabajo durante 8 años en la escuela de enfermería de Yale, en New Haven, Connecticut. En Yale, trabajo hasta 1958 como investigadora asociada e investigadora principal en el proyecto “Integración de los conceptos de salud mental en un plan de estudios”. Este proyecto pretendía identificar los factores que influyen en la integración de los principios de salud mental en un plan de estudios de enfermería. Para llevarla a cabo, Orlando observo y participo en las experiencias de estudiantes con pacientes, personal médico y enfermero, y en la enseñanza, con un plan de estudios de pregrado. Recogió datos durante 3 años, y dedico otro año a analizarlos. Los resultados de este estudio aparecieron en su primer libro, “The Dynamic Nurse-Patient Relationship: Functionn Process and Principles of Professional Nursing Practice” (se han publicado 5 ediciones en diferentes idiomas). Aunque escribió este libro en 1958, no fue publicado hasta 1961. Los resultados que ofrece el libro sirvieron como base para la teoría enfermera de Orlando.
Durante los siguientes 4 años (1958-1961), como profesora asociada y luego como directora del programa de graduado en enfermería psiquiátrica y de salud mental, Orlando baso el programa de estudios de estas materias en su teoría.
De 1962 a 1972, Orlando trabajo como consejera en enfermería clínica en el McLean Hospital de Belmont, Massachusetts. Mientras ocupaba ese cargo, estudio las interacciones de las enfermeras con los pacientes, entre ellas mismas y con otros miembros del personal. También estudio el efecto de esas interacciones sobre los procesos que las enfermeras utilizaban para ayudar a los pacientes. Orlando convenció al director del hospital de que era necesario elaborar un programa de formación para las enfermeras y luego se implanto un programa de formación basado en su teoría.
En 1972, expuso la experiencia obtenida en 10 años de trabajo en el hospital en su segundo libro, “The Discipline and Teaching of Nursing Process: An Evaluative Study.
De 1972 a 1981, Orlando dio clases, trabajo como consejera y realizo alrededor de 60 talleres de trabajo sobre su teoría en Estados Unidos y Canadá. Asimismo, formo parte del consejo del Harvard Community Health Plan de Boston, Massachusetts, de 1972 a 1984, y de la comisión hospitalaria del consejo de 1979 a 7985. Desde entonces, ha trabajado realizando diferentes funciones, como en comisiones de admisión, de programas de estudio y de servicios.
En 1981, Orlando acepto el cargo de enfermera educadora en el Metropolitan State Hospital de Waltham, Massachusetts. Desde 1984 a 1987, ocupo varios cargos en la administración enfermera. En septiembre de 1987, Orlando se convirtió en la directora adjunta de enfermería para la educación y la investigación en el Metropolitan State Hospital. Se jubilo en 1992.
SU TEORIA:
La teoría enfermera de Orlando hace especial hincapié en la relación reciproca entre el paciente y la enfermera. Lo que los otros dicen y hacen afectan a la enfermera y al paciente. Fue una de las primeras lideres enfermeras que identifico y destaco los elementos del proceso enfermero y la especial importancia de la participación del paciente en ese proceso. Orlando consideraba que la enfermería era una profesión distinta e independiente  a la medicina. Creía que las órdenes de los médicos se dirigían a los pacientes, no a las enfermeras. A pesar de ello, pensaban que la enfermera ayuda al paciente a llevar a cabo esas órdenes o, si el paciente es incapaz de realizarlas, debe llevarlas a cabo por él. Así mismo, si existen datos que contradicen las órdenes del médico, las enfermeras deben impedir que los pacientes la sigan. Es necesario que la enfermera justifique su decisión al médico. Puede que Orlando haya facilitado el desarrollo de las enfermeras como pensadoras lógicas. Orlando consideraba que las enfermeras decidían por sí mismas las acciones enfermeras, sin basarse en las órdenes del médico, las necesidades organizativas y las experiencias personales del pasado. Por tanto, la acción enfermera se basa en la experiencia inmediata con el paciente y en sus necesidades de ayuda inmediata.
Su objetivo general consistía en desarrollar "Una teoría de la práctica enfermera eficaz" que definiría un papel diferenciado para las enfermeras profesionales y que proporcionaría una base para el estudio sistemático de la enfermería.
Orlando realizó grandes contribuciones a la teoría y a la práctica enfermera. Sus conceptualizaciones del proceso enfermero reflexivo cumplen los criterios de una teoría. En su teoría se incluyen:
·         Una representación de conceptos interrelacionados que representan una visión sistemática de los fenómenos enfermeros.
·         Una especificación de las relaciones entre conceptos.
·         Una explicación de lo que sucede durante el proceso enfermero y el por qué.
·         Una preinscripción de cómo los fenómenos enfermeros pueden controlarse.
·         Una explicación sobre como el control conduce a la predicción del resultado.

La teoría de Orlando posee un mérito considerable por su aplicación a la práctica, la investigación, la docencia y la administración.


FUENTES TEORICAS:
Orlando no reconoció ninguna fuente teórica para el desarrollo de su teoría. Ninguna de sus publicaciones incluye una bibliografía.

UTILIZACIÓN DE PRUEBAS EMPÌRICAS:

Orlando fue la primera enfermera que desarrolló su teoría a partir de situaciones enfermero-paciente reales. Recogió datos de 2000 contactos enfermera-paciente, y construyó su teoría a partir del análisis de éstos datos. Afirmó que su teoría era válida y la utilizó para trabajar con pacientes y enfermeras, y para enseñar a los estudiantes. Así mismo, utilizó un método cualitativo para obtener los datos con los que elaboró la teoría.
Orlando presenta clara y sucintamente los elementos de la teoría, describe el proceso de acción de la persona y especifica los tipos de acción que facilitan o impiden que las enfermeras identifiquen la necesidad de ayuda inmediata del paciente. Varias profesoras de Yale utilizaron la teoría de Orlando como base para explicar una teoría para la práctica enfermera.





PRINCIPALES SUPUESTOS:

Casi todos los supuestos de la teoría de Orlando son implícitos. Meleis (1991) opina que uno de los principales problemas de los supuestos de Orlando reside en que no se sabe exactamente en qué se basa, ya que no existe documentación que los respalde. Orlando al igual que alguna de las otras primeras teóricas, no especificó los supuestos. Han sido otras autoras las que la han extrapolado.

    Supuestos sobre la enfermería:
   “La enfermería es una profesión diferenciada, independiente de otras disciplinas.”
   “La enfermería profesional, posee una función y un resultado diferenciado.”
   “Existe una diferencia entre la enfermería profesional y la no profesional.”
   “La enfermería se sitúa al lado de la medicina.”

    Supuestos sobre los pacientes:
   “Las necesidades de ayuda de los pacientes son únicas.”
   “Los pacientes poseen una capacidad inicial para comunicar sus necesidades de ayuda.”
   “Si el paciente no puede satisfacer sus propias necesidades, se siente débil.”
   “La conducta del paciente es significativa.”
   “Los pacientes son capaces y están dispuestos a comunicarse verbalmente (y no verbalmente cuando no son capaces de ello).”

   Supuestos sobre las enfermeras:
   “La reacción de la enfermera con respecto a cada paciente es única.”
   “Las enfermeras no deben aumentar el cansancio del paciente.”
   “La mente de la enfermera es la herramienta principal para ayudar a los pacientes.”
   “El uso de las respuestas automáticas por parte de la enfermera evita el uso de la responsabilidad enfermera.”
   “La práctica enfermera mejora con el uso de la autorreflexión.”
  
  Supuestos sobre la relación enfermera-paciente:
  
   “La relación enfermera-paciente es global y dinámica.”
   “El fenómeno del encuentro enfermera-paciente, representa una fuente principal de conocimiento enfermero.”



PRINCIPALES CONCEPTOS Y DEFINICIONES
·         La función de enfermería profesional:

 Cualquier ayuda  que el paciente pueda requerir para satisfacer sus necesidades, es   responsabilidad de la enfermera ver que se cubra la necesidad de ayuda al paciente.

·         El comportamiento que presenta el paciente:

Cualquier comportamiento observable verbal o no verbal.

·         La respuesta inmediata o interna de la enfermera:
Incluyen las percepciones, pensamientos y sentimientos individuales de la enfermera-paciente.
·         La disciplina del proceso de enfermería:

Abarca las comunicaciones por parte de la enfermera acerca de su reacción inmediata, identificando que corresponde a la enfermera y solicitando su validación.

·         La mejoría: Significa evolucionar a mejor, sacar provecho.
Objetivos: La ayuda precisa al paciente para satisfacer sus necesidades.
Automática: Aquella que se decide por razones ajenas a la necesidad inmediata del paciente.
Deliberada: Identificar una necesidad del paciente y con el fin de satisfacerla.


METAPARADIGMAS
Enfermería:
El principal supuesto de Orlando con respecto a la enfermería, es que se trata de una profesión diferenciada que funciona con autonomía. Aunque la enfermería se sitúa al lado de la medicina y mantiene una relación muy estrecha con ésta, la enfermería y la práctica de la medicina son claramente dos profesiones independientes.
Orlando afirmó que la función de la enfermería profesional consiste en descubrir la necesidad inmediata de ayuda del paciente y satisfacerla. Establece que las enfermeras deben ayudar  a los pacientes a aliviar su malestar físico o mental. La responsabilidad de la enfermera es comprobar que las necesidades de ayuda del paciente se satisfacen, ya sea directamente por la acción de la enfermera o indirectamente pidiendo ayuda a terceros. Esta perspectiva se amplía más en el planteamiento de Orlando para la disciplina del proceso de enfermería que, según ella se divide en los siguientes elementos básicos:
·         La conducta del paciente.
·         La reacción de la enfermera.
·         Las acciones de enfermería, que están diseñadas para beneficiar al paciente.
Persona:
Orlando cree que las personas tienen conductas verbales y no verbales. Este se demuestra por el énfasis que esta autora pone en la conducta, es decir, en la observación de los cambios de la conducta del paciente.
 Asimismo, considera que las personas  a veces son capaces de satisfacer sus propias necesidades de ayuda en algunas situaciones; sin embargo, se angustian cuando no pueden satisfacerlas. Esta es la base de la afirmación de Orlando, de que las enfermeras profesionales deben preocuparse sólo por aquellas personas que no pueden satisfacer sus necesidades de ayuda por sí solas. Las enfermeras deben observar a los pacientes periódicamente y comunicarse con ellos para determinar si existen nuevas necesidades de ayuda.
También sostiene que cada paciente es único y responde de forma individual. Una enfermera profesional puede darse cuenta de que la misma conducta en pacientes distintos puede indicar necesidades bastantes diferentes.
Salud:  
Orlando no definió salud, pero asumió que la ausencia de problemas mentales, físicos y los sentimientos de adecuación y bienestar contribuían a conseguir la salud. Orlando supuso  implícitamente que los sentimientos de adecuación y de bienestar que provienen de las necesidades satisfechas mejoran la salud.
Asimismo, Orlando observó que la experiencia continuada de recibir ayuda culmina a lo largo del tiempo en unos niveles superiores de mejoría. Por lo tanto, estos cambios acumulados son áreas adecuadas para futuras investigaciones.
Entorno:
Orlando no definió entorno. Para ella, una situación de enfermería se da cuando existe un contacto entre un paciente y una enfermera, en el cual ambos perciben, piensan, sienten y actúan de forma inmediata.
Sin embargo, indicó que un paciente puede reaccionar con malestar a algún elemento del entorno que, en principio, estuviera diseñado con un propósito terapéutico o de ayuda. Cuando la enfermera observa la conducta de cualquier paciente, debe analizar señales de malestar.

Paradigma de transformación
La teoría de Orlando se relaciona con el paradigma de transformación:

En él se dice que la "persona" es un todo indivisible que orienta los cuidados según sus prioridades, esto en la teoría de Orlando se observa como que "Cada persona es única y diferente, y por tal motivo se individualizan los cuidados y requieren una atención específica".
También se relaciona con la importancia de la participación del paciente en sus propios "cuidados". En la teoría de Orlando y el Paradigma de Transformación los cuidados se dirigen a la consecución del bienestar de la persona, tal y como ella lo defina.
De este modo, también se relaciona la situación médico-paciente donde además del respeto e interacción del que ambos, paciente-enfermera, necesitan para desarrollar un potencial propio, la teoría de Orlando agrega que el paciente y la enfermera piensan, sienten y actúan de forma inmediata , en la cual uno ayuda o facilita el trabajo del otro.

AFIRMACIONES TEORICAS:
Orlando consideraba que la función profesional de la enfermería era descubrir las necesidades inmediatas de ayuda de los pacientes y satisfacerlas. Esta función se cumple cuando la enfermera descubre las necesidades inmediatas de ayuda de un paciente y las satisface. La teoría de Orlando se centra en cómo provocar la mejoría del paciente. El alivio del malestar del paciente puede apreciarse en los cambios positivos de su conducta observable.
Según Orlando una persona se convierte en un paciente que precisa cuidado enfermero cuando no puede satisfacer sus necesidades de ayuda por sí sola debido a limitaciones físicas o a una reacción negativa al entorno, o cuando padece de alguna deficiencia que le impide comunicar o satisfacer sus necesidades.
Los pacientes experimentan malestar o sentimientos de indefensión como resultado de las necesidades que no puede satisfacer. Orlando sostiene que existe una correlación positiva entre el período de tiempo durante el cual el paciente no puede satisfacer sus necesidades y el grado de malestar. Por tanto, su teoría pone especial énfasis en la inmediatez. Según Orlando, cuando las personas son capaces de satisfacer sus propias necesidades, no sienten malestar y no necesitan el cuidado de una enfermera profesional en ese momento. Para las personas que sí necesitan ayuda, es crucial que la enfermera obtenga la confirmación o la corrección del paciente con respecto a las percepciones, pensamientos y/o sentimientos de la enfermera para determinar si el paciente necesita ayuda.
Cuando una enfermera actúa, da lugar a un proceso de acción. Este proceso de acción de la enfermera en una relación enfermera-paciente se denomina proceso enfermero.
El valor de la disciplina del proceso enfermero es su exactitud para determinar una molestia y, si se puede, saber qué tipo de ayuda es necesaria para aliviarla. La enfermera evalúa sus acciones al final de la relación comparando la conducta verbal o no verbal del paciente con la conducta del paciente al empezar el proceso.
Las acciones enfermeras pueden ser automático o deliberado.
Las acciones de enfermería automática  o no deliberada:
Son las que no tienen nada que ver con la averiguación y la satisfacción de las necesidades de ayuda del paciente, estas acciones obligan a la enfermera a que reclame la validación o correcciones de sus pensamientos y sentimientos por parte del paciente antes de que ambos sepan que acción de enfermería satisfará mejor la necesidad de ayuda.
Reacción deliberada:
Es toda aquello que incluye la percepción y la estimulación física de cualquiera de los cincos sentidos. El pensamiento o idea que surgen en la mente del individuo y el sentimiento que es un estado mental que inclina a la persona a favor o en contra de algunas percepciones pensamientos o sentimientos.
Orlando asegura que el malestar del paciente se deriva de reacciones al entorno que no puede controlar por sí solo.
Afirma también que este malestar de el paciente deriva de una mala interpretación por parte de la enfermera, de la experiencia del paciente o de la incapacidad de este para comunicar con claridad su necesidad de ayuda.
Aunque con frecuencia los pacientes no expresan sus necesidades con suficiente claridad una acción deliberada de enfermería puede mitigar el problema.

Disciplina del proceso:
·         La enfermera expresa ante el paciente alguno o todos los aspectos contenidos en su reacción ante el comportamiento de dicho paciente.
·         La enfermera expone verbalmente ante el paciente que los aspectos expresados le corresponden a ella usando el prohombre personal con un mensaje en primera persona.
·         La enfermera pregunta al paciente los aspectos expresados intentado verificar o corregir sus percepciones o pensamientos y sentimientos.
Método lógico:
·         La teoría de Orlando es inductiva. Orlando separo los resultados positivos (Resultados que propiciaron una mejoría al paciente) de los negativos (no se advierte mejoría).
·         La aplicación por parte de la enfermera de la disciplina del proceso de enfermera es un método eficaz para conseguir resultados positivos.
·         La estructura de las relaciones es clara. Y suficientemente precisa y posibilita representar las relaciones en forma esquemática.
·         No se aprecian falsedades lógicas en el cuerpo teórico puesto que las relaciones se han desarrollado de forma lógica.
               Aceptación por comunidad de Enfermería. 
En la práctica profesional:
Refleja los elementos para la relación terapéutica lo que incluye la empatía, calidez y sinceridad. La teoría de Orlando propicia una mayor eficacia terapéutica.
En la investigación:
Estos estudios pueden considerarse prueba de validez de la teoría  y también como trabajos inspirados de nuevos postulados teóricos así, han proporcionado un respaldo empírico a la teoría de Orlando (comprobación).
En la formación:
En consecuencia se recomienda el empleo de este modelo a estudiantes con el fin de asentar los conceptos del proceso de interacción y sus objetivos.
Consecuencias deducibles.
·         La teoría de Orlando es potencialmente beneficiosa para la consecución de resultados positivos, en el ejercicio de la enfermería resulta muy importante identificar las necesidades de ayuda del paciente y la capacidad de la enfermera para satisfacer estas necesidades.
·         El concepto de disciplina del proceso permite además a las enfermeras considerar al paciente desde una perspectiva de enfermería más que la de la orientación media de la enfermedad.

CONCLUSIÓN
·         La teoría de Orlando requiere que la enfermera se centre en el paciente para encontrar las necesidades inmediatas de ayuda, éstas necesitan explorar las necesidades del paciente para encontrar qué ayuda necesitan, dado que cada paciente es único y diferente.
·         La teoría de Orlando se utiliza en diversas prácticas desde la enfermería psiquiátrica hasta la salud pública.
·         Independientemente de donde sean las prácticas enfermeras, el centro de atención es el paciente.
·         El número de enfermeras que utilizan la teoría de Orlando internacionalmente va en aumento, en diversos países como Inglaterra, Alemania, Japón, Suecia, Portugal, España, Brasil, etc.
·         Aunque no se centra en pacientes inconscientes es viable su aplicación.

·         Cualquier persona puede aplicar este proceso si recibiera una formación aplicada.

·         Puede aplicarse a otras situaciones de enfermería y a otros campos profesionales.

BIBLIOGRAFIA

“Modelos y teorías de enfermería” Ann Marriner Tomey; Martha Raile Alligood; 2007, sexta edición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada